Última Hora

Más de 250 pacientes hacen fila en el hospital México, para realizarse un examen con un angiógrafo, un aparato de rayos X que permite obtener imágenes en tiempo real de lo que pasa en las venas o las arterias.

El problema es que la única máquina de este tipo que hay en ese centro médico es vieja, tiene ya ocho años y lo peor es que falla constantemente y eso obliga a sacarla de operación.

Pacientes de áreas como cardiología, vascular periférico y neurocirugía están a la espera de un examen con el angiógrafo. Algunos de los casos son urgentes y por eso las autoridades del México corren para remediar la situación.

En estos días repararán el viejo angiógrafo, mientras llega la solución definitiva.

A mediados de julio pretenden tener en pleno funcionamiento un nuevo y moderno aparato, que tiene un costo de mil millones de colones y fue donado por la Junta de Protección Social.

En enero del próximo año traerían otro más, con el objetivo de reducir la lista de espera y satisfacer la demanda.

Las constantes fallas del viejo angiógrafo obligaron a las autoridades del hospital México a trasladar a algunos pacientes, especialmente del área de cardiología, al San Juan de Dios.

La esperanza es que los aparatos nuevos que entrarían en funcionamiento en julio y enero próximos representen el fin del problema.