Última Hora

Esta mañana, nuevamente cayó un cargamento de media tonelada de cocaína en la zona de Tortuguero en el Caribe.

Aunque no queramos o no nos guste admitirlo, Costa Rica se está convirtiendo en un peligroso centro de tránsito para los grandes carteles de la droga, quienes la llevan desde los centros de producción en América del Sur hasta los grandes mercados en Estados Unidos y Canadá.

Francisco Segura, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), considera que la situación no permea solamente a Costa Rica, y ante la afirmación de ser un almacén de droga, él afirma que “toda Centroamérica en mayor o menor grado, tiene posibilidad de estar guardando mayor cantidad de droga”.

“Costa Rica no está exento, no solo por los decomisos sino por la facilidad de conseguirla en las calles. Efectivamente no hay suficiente personal para atender los casos de este tipo, que superan la capacidad instalada de cuerpos policiales”, dijo.

En relación con el decomiso y las detenciones en el Caribe, Segura considera que la vigilancia de las fronteras ayuda a que los delincuentes busquen lugares como este.

“Estos sujetos eran los marinos que vienen dentro de la lancha, dos se detienen, uno podría haber muerto. No creo que la intención de ellos fuera quedarse en el país, sino de desalmacenar y devolverse”, explicó.

El director del OIJ afirma que la logística de estos casos de narcotráfico tiene que ser nacional, pues los únicos que conocen a fondo la dinámica y el manejo del negocio son los ticos, “pero claro que el extranjero que viene en esas condiciones necesita de nacionales para cumplir con su función ilícita”, subraya.

Según Segura, existen burros que transportan droga, pero los ticos, por ser “inteligentes y capaces” son encontrados dirigiendo organizaciones narco, “pero también se encuentran líderes extranjeros como colombianos y mexicanos, quienes trabajan en conjunto con los ticos”.

“Costa Rica está en una etapa temprana, si nos descuidamos o pensamos que los narcos son benefactores de la sociedad (regalando plata, donando casas) podríamos llegar a casos como los de Colombia o México”, concluyó.