Última Hora

Internacional

Nadadora australiana se recupera en Florida tras abandonar la travesía Cuba-EE.UU

La nadadora australiana Chloe McCardel, se recupera hoy en Cayo Hueso, en el extremo sureste de Estados Unidos, de las picaduras de medusas que le forzaron a abandonar su propósito de atravesar...

Agencia EFE Hace 6/13/2013 12:26:00 PM

La nadadora australiana Chloe McCardel, se recupera hoy en Cayo Hueso, en el extremo sureste de Estados Unidos, de las picaduras de medusas que le forzaron a abandonar su propósito de atravesar a nado el estrecho que separa Cuba del estado de Florida sin jaula contra tiburones.

"Chole y su equipo han llegado a salvo a Cayo Hueso (extremo sur de Florida). Chloe fue picada varias veces en la cara y la boca y la hinchazón causó algunas preocupaciones sobre su adecuada respiración" para cruzar las aguas del Estrecho de Florida, indicó hoy su equipo en la página de Facebook de la deportista.

Con este inesperado abandono, la nadadora maratoniana de 29 años ve frustrado su objetivo de batir el récord de nado ininterrumpido sin jaula protectora contra tiburones entre Cuba y Estados Unidos, tras once horas en el agua y después de haber recorrido unos 19 kilómetros.

McCardel, nacida en Melbourne, inició su travesía este miércoles desde el Club Náutico Internacional Ernest Hemingway, situado al oeste de la capital cubana, usando sólo su bañador, gafas, gorro (con señales luminosas de posición) y una crema para protegerse la piel.

La australiana era consciente de que en el recorrido de 166 kilómetros estaría expuesta a la picadura de medusas, como así fue, además de sufrir el efecto de fuertes corrientes o la eventual presencia de algún tiburón.

En una rueda de prensa que ofreció en La Habana previa a su aventura, reveló que se había entrenado durante seis meses en Melbourne y había analizado las causas que no permitieron a otras nadadoras completar con éxito este desafío.

En su caso, McCardel "se vio obligada a abandonar su intento tras sufrir un 'debilitamiento' por picadura de medusas", según indicaron hoy los miembros del equipo de la valiente nadadora, cuya página de Facebook se vio hoy inundada de mensajes de apoyo.

Durante su periplo marino, estuvo acompañada de un equipo de apoyo integrado por 32 personas, incluido médicos y meteorólogos.

De haber podido realizar este periplo La Habana-Cayo Hueso, McCardel hubiese establecido una nueva marca mundial en la categoría de larga distancia sin asistencia ni escalas, lo que la hubiera puesto por delante de la británica-australiana Penny Palfrey, quien nadó 108 kilómetros en esa misma ruta en 2011.

Muchos nadadores han intentado sin éxito realizar la misma travesía. La última persona, antes de la australiana, fue la nadadora estadounidense Diana Nyad, de 63 años, que tuvo que renunciar tras haber completado más del 60 % del recorrido.