Última Hora

Los hombres que deciden comenzar una vida en pareja con una mujer que ya tiene hijos, enfrentan una situación familiar, que a menudo se les sale de las manos.

La palabra suena fuerte, despectiva a veces. Pero en realidad, las funciones de un hombre que asume la responsabilidad de colaborar con la educación, guía y formación de los hijos de sus parejas.

Según Patricia Odio, psicóloga y colaboradora de Buen Día, este tema es muy común, sin embargo las relaciones suelen presentarse de diferente forma.

“Se debe comprender que el padrastro no llega a ocupar un roll de papá, ya que es un colaborador dentro de las labores que tiene la madre”, indica Odio.

Además no se debe imponer la pareja a los hijos. “La relación debe ir poco a poco. También es importante brindarle estabilidad, tampoco es que se le puede estar cambiando de padrastro a cada rato”, señala la especialista.

Algunos errores que se cometen con los padrastros:

- Asumir que por el hecho de tener un vínculo afectivo con el progenitor debe darse inmediato con el niño o la niña.
- Pretender o querer que le digan papá o mamá.
- Rivalizar con el hijo por la atención del padre o la madre.
- Imponer reglas u hábitos recién conformando el nuevo hogar.
- Intervenir en el manejo de las reglas que ha constituido el padre.
- Imponerle al niño una relación con una persona que no conoce.
- Las parejas en el noviazgo no acuerdan el rol de la figura del padrastro.

Patricia Odio es directora del Centro de Integración Familiar, puede contactarla al teléfono: 2524-3165.