Última Hora

Política

Experto señala que descontento popular con obras públicas obedece a la “inutilidad política”

En las últimas semanas, la presión popular frenó la polémica concesión a la empresa OAS, para que realizara los trabajos de ampliación de la ruta a San Ramón.

Johnny López Hace 6/12/2013 1:53:00 PM

Para muchos se trata solo de “una moda”, para otros ejercer su derecho a ser escuchados, lo cierto es que en el último año las manifestaciones en las calles, sirvieron para plasmar el clamor del pueblo ante los problemas del país.

Y es que, producto de este tipo de movimientos, los ciudadanos le han ganado la partida al gobierno, que en ocasiones pareciera no querer escuchar, y que incluso, la misma presidenta Laura Chinchilla reconoció problemas de comunicación en su Administración.

En las últimas semanas, la presión popular frenó la polémica concesión a la empresa OAS, para que realizara los trabajos de ampliación de la ruta a San Ramón.

Días más tarde, los vecinos de Monteverde, cansados de promesas sin cumplir, tomaron las calles para solicitar una carretera digna.

El pasado lunes, 500 vecinos se desplazaron en al menos 100 vehículos sobre la carretera Interamericana Norte.

La molestia de ellos surgió debido a que el Ministerio de Obras Públicas confirmó tener los recursos para desarrollar el proyecto, sin embargo la Contraloría General de la República lo había rechazado por existir problemas con derechos de vía.

Tras pedir un encuentro con el ente contralor y las autoridades de Transportes, los vecinos de Monteverde lograron obtener una solución que les garantice la carretera que ellos están solicitando.

Como parte del acuerdo, los mismos vecinos darían vía libre a la carretera, cediendo parte de sus terrenos para que se cumpla con el ancho que necesita la ruta.

Para el analista político Claudio Alpízar, las victorias del pueblo en los dos casos obedecen a las medidas tomadas contra “la inutilidad política”.

“El gobierno genera expectativa alrededor de soluciones de infraestructura, donde el ciudadano apuesta a un corto y mediano plazo, mientras el gobierno a un largo plazo pero con ineficiencia en ejecución de las obras”, añadió.

Alpízar cree que esa ineficiencia genera descontento que al mismo tiempo se traduce en movimientos en las calles. También afirma que el principal problema responde a la inexistencia de canales de comunicación entre las autoridades y los habitantes.

“Los políticos nuestros siguen gobernando con el viejo librillo, cuando la actualidad exige participación de los ciudadanos en las decisiones, y espacios para reflexionar junto con el gobierno”, manifestó el experto.

Por último, el experto agregó que desde el momento en que arranca su gestión, el gobierno está obligado a la comunicación política constante con sus gobernados, para lograr decisiones en conjunto, y reafirmar el compromiso de llevar las riendas del país con objetivos que se ajusten a sus necesidades.