Última Hora

Para desarrollar la creatividad y las ganas de emprender un negocio no hay edad, sino que lo diga Melissa Kopper, una jovencita de apenas 21 años que ya sabe lo que es generarse sus propios ingresos gracias a la fabricación de vestidos de baño.

Con ellos, se graduó del colegio, sin imaginar que era apenas el comienzo de un negocio, que crecería con la ayuda de su mamá y su abuelita.

Luego ella se encarga de comercializarlos por medio de las redes sociales, que asegura ha sido la forma más efectiva de dar a conocer su producto y lo que lo hace diferente.

El secreto de cómo brindar ese valor agregado, cómo cobrar y demás maneras de manejar su idea, se lo dio el tiempo. Pero más importante que lucrar de esto, es haber encontrado su pasión en la vida.

Su ejemplo es el de alguien que demuestra que una idea, se puede encontrar la forma de sentirse productiva e independiente.

Si usted quiere más información sobre estos trajes de baño, puede ingresar a la página: Facebook/ truko.