Última Hora

Política

La presidenta Chinchilla dice que ojalá se repitiese un "aztecazo"

Chinchilla dijo que le hubiera "encantado" viajar a México para asistir al estadio hoy y dijo que lo verá por televisión en San José junto a un grupo de deportistas costarricenses.

Agencia EFE Hace 6/11/2013 2:29:00 PM

San José, 11 jun (EFE).- La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, dijo hoy tener confianza en la selección de fútbol de su país que hoy jugará de visita ante México por la eliminatoria mundialista y manifestó que sueña con un nuevo "aztecazo".

"Debemos tener fe en nuestros jugadores y confianza en el plantel técnico. Costa Rica viene encabezando la clasificación y cada vez ha mostrado un mejor juego y ojalá se repitiese un aztecazo", expresó la mandataria en una conferencia de prensa posterior a la reunión semanal con sus ministros.

El "aztecazo" es el mote que se le dio a la victoria de Costa Rica sobre México 1-2 en el año 2001 rumbo al Mundial de Corea del Sur y Japón 2002, y que hasta el momento es la única derrota que ha sufrido México en el Estadio Azteca en una eliminatoria mundialista.

Chinchilla dijo que le hubiera "encantado" viajar a México para asistir al estadio hoy y dijo que lo verá por televisión en San José junto a un grupo de deportistas costarricenses.

Sobre su pronóstico para el partido, la presidenta manifestó que "ojalá un 1-0" a favor de Costa Rica, pero subrayó que lo importante es que al final la selección clasifique al Mundial de Brasil 2014.

"Lo importante es ver a la selección con la camiseta bien puesta, con Costa Rica en el corazón y hacer el mejor juego posible", expresó.
Costa Rica, México y Estados Unidos lideran el hexagonal final de la Concacaf rumbo al Mundial de Brasil 2014 con siete puntos cada uno, seguidos por Panamá que tiene seis, Honduras con cuatro y Jamaica con dos.

México, que tiene un partido más, recibirá hoy a Costa Rica, Estados Unidos a Panamá y Honduras a Jamaica.

Los tres primeros lugares del torneo clasificarán al Mundial y el cuarto jugará una repesca ante Nueva Zelanda, campeón de Oceanía.