Última Hora

En agosto del 2012 entró a regir la Ley 9047 de Regulación y Comercialización de Bebidas Alcohólicas. El artículo 10 de esta ley estableció pagos trimestrales que de acuerdo con el negocio van desde uno a tres salarios base.

Esto ha generado molestia en los micro y pequeños empresarios pues alegan que la venta no es proporcional a lo que deben pagar.

Como muestra está el caso del minisúper Real en Sabanilla.

Las facturas de Luis Castro, propietario del abastecedor evidencian pagos de entre 375 mil colones y 500 mil. Su propietario asegura que por trimestre vende en promedio 400 mil colones, es decir, al final no registra ninguna ganancia.

Ante la situación, la Cámara de Detallistas presentó un recurso para revertir la situación pero aún no tienen respuesta.

La Cámara insiste que no se oponen al cobro de la patente pero que esta debe ser proporcional a la venta de los negocios.

A la fecha la Cámara contabiliza el cierre de 124 negocios pero aseguran que son 7000 patentados los que corren peligro, a ello hay que sumarle los empleos directos e indirectos que cada abastecedor genera.