Última Hora

Internacional

Undécima jornada de protesta en Turquía frente a un primer ministro que no cede

Los manifestantes turcos iniciaron el lunes la undécima jornada de protesta sin dar señales de amilanarse ante las amenazas del primer ministro...

AFP Agencia Hace 6/10/2013 11:15:00 AM

Los manifestantes turcos iniciaron el lunes la undécima jornada de protesta sin dar señales de amilanarse ante las amenazas del primer ministro, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan, que prometió hacerles pagar "un precio elevado" por haber desafiado su poder.

Este lunes por la mañana, la emblemática plaza Taksim, en Estambul, recuperó relativamente la calma y amaneció ocupada únicamente por algunos grupos de irreductibles, después de un fin de semana en el que decenas de miles de personas marcharon por las calles de las principales ciudades del país al grito de "¡Tayyip, dimisión!".

Sin embargo, los manifestantes volverán a congregarse a última hora de la tarde, decididos a no ceder a las diatribas del jefe de gobierno, que arengó a sus partidarios el domingo con una serie de discursos contra los "extremistas" que desafían su autoridad en la calle.

"Nos vamos al colegio pero volveremos más tarde", dijo a la AFP Ecem Yakin, de 17 años.
"Soy urbanista, no político, pero creo que mientras Erdogan mantenga su retórica violenta el movimiento continuará", consideró Akif Burak Atlar, el secretario del colectivo Taksim Solidaridad, cuya oposición a la destrucción del parque Gezi, cerca de Taksim, dio lugar al comienzo de la movilización.

La violenta intervención de la policía el día 31 de mayo por la mañana para desalojar a los manifestantes que ocupaban el parque provocó enfrentamientos que se transformaron luego en el mayor movimiento de protesta contra el gobierno islamista conservador en el poder desde hace una década.

"Este tipo de discursos y la brutalidad de la policía son los que llevaron las protestas tan lejos. Tiene que dar marcha atrás (...) debe reconocer las exigencias de la población", añadió Atlar.

El domingo, Erdogan, que este lunes a última hora presidirá su consejo de ministros semanal, endureció su tono frente a la protesta. A lo largo del día, llegó a arengar hasta en seis ocasiones a sus seguidores, saturando el espacio mediático.

"Los que no respeten al partido en el poder en este país pagarán un precio", dijo el líder turco en Ankara.

"Si tienen un problema, pueden reunirse con mi alcalde, o mi gobernador (...) puedo incluso reunirme con ustedes si eligen representantes", añadió ante una multitud. "Pero si continúan así, utilizaré el lenguaje que entienden porque mi paciencia tiene límites".

Seguro del apoyo de una mayoría de turcos, el primer ministro pidió en varias ocasiones a sus seguidores "dar una lección" de democracia a los manifestantes en las próximas elecciones municipales de 2014.

En 2011, su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), salido de un entorno islamista, obtuvo el 50% de los votos.

En el momento en que Erdogan finalizaba su último discurso el domingo por la noche, la policía dispersó violentamente por segundo día consecutivo a los miles de manifestantes reunidos en la plaza Kizilay de Ankara. Varias personas resultaron heridas y otras fueron detenidas.

El último balance publicado antes del fin de semana por el sindicato de médicos turcos informaba de tres muertos -dos manifestantes y un policía- y cerca de 5.000 heridos, varias decenas de ellos en estado grave, desde el principio del movimiento.

Muy sensible a los acontecimientos y al tono empleado por el jefe de gobierno, la bolsa de Estambul abrió este lunes por la mañana a la baja (-1,82%).

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pidió el domingo "una solución rápida" en Turquía y a los opositores y a los partidarios del jefe del gobierno que muestren "moderación".