Última Hora

Melissa Flores acudió al salón pero no por vanidad. Ella, junto a un grupo de amigas acostumbra organizar una feria de emprendedores y gracias a que cuentan con ese espacio, pudieron pensar en apoyar a las mujeres que pierden su cabello debido al cáncer.

Ella predicó con el ejemplo y fue una de las primeras en desprenderse de su cabellera, pero no fue la única.

La acción de varias damas es aplaudida por la Fundación Ana Ross, quien agradece y se sorprende con esta iniciativa.

La fundación tiene un programa permanente de recolección de cabello que será utilizado para fabricar pelucas para hombres, mujeres y niños. Si usted también desea apoyar, los requisitos son simples.

Es muy fácil donar. Sólo debe acudir a las instalaciones del CENAC éste domingo de 9 a.m. a 4 p.m., además de colaborar, podrá disfrutar de diferentes actividades culturales.