Última Hora

Tras seis años en el Barcelona y una lucha heroica contra el cáncer, el defensa francés Eric Abidal, con lágrimas en los ojos, anunció este jueves que deja el club catalán para continuar su carrera como futbolista, aunque admitió que no tiene ninguna oferta actualmente.

"Me hubiera gustado seguir jugando en el Barça, el club lo ve diferente y eso lo tengo que respetar. (...) Me voy, pero seguramente volveré, porque tengo una propuesta muy interesante del club", afirmó entre lágrimas en una multitudinaria rueda de prensa el central francés.

El Barcelona ha decidido no renovar el contrato de Abidal, que finaliza el próximo 30 de junio, pero le ha abierto la puerta a volver como director técnico de las escuelas que el club azulgrana tiene por todo el mundo.

"Cuando deje de ser jugador de fútbol, tendrá las puertas abiertas para ser director técnico de nuestras escuelas a nivel mundial", afirmó el presidente azulgrana, Sandro Rosell, quien acompañó a "Abi" en la rueda de prensa, junto al director deportivo, Andoni Zubizarreta, y de jugadores como Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Gerard Piqué o Lionel Messi.

Sin embargo, se trata de una opción futura, ya que el jugador francés, expresó su intención de seguir jugando al considerar que "puedo aguantar una o dos temporadas más".

"El fútbol para mí es una pasión desde niño, no me veo dejando las botas. Todo el esfuerzo que he hecho es para volver, ahora que tengo una salud mejor que antes", dijo el jugador, de 33 años, que llegó al Barcelona en 2007 como lateral, antes de ser progresivamente recolocado en el eje de la defensa.

Abidal, que volvió a los terrenos de juego el pasado 6 de abril, un año después de ser sometido a un trasplante de hígado, admitió, no obstante, que "no tengo nada pensado, no tengo ofertas, pero no tengo prisa. Sé que mi caso es difícil".

El defensa internacional explicó que su prioridad es intentar volver a jugar en Europa, principalmente porque ello le permitiría mantener su seguimiento médico con los doctores que le atendieron en Barcelona.

Preguntado por la posibilidad de volver a jugar en la selección francesa, Abidal se limitó a afirmar que "primero hay que jugar para estar disponible".

El jugador francés, que se mostró emocionado a lo largo de toda su comparecencia, aseguró que se lleva un gran recuerdo del club, de sus compañeros y de los aficionados culés, a los que agradeció la atención que siempre le han demostrado.

Sin embargo, preguntado por los momentos que más le marcaron, afirmó que fueron "mi primer partido aquí en el club, el día que los doctores me detectaron el tumor, el gesto del equipo en Wembley en la final de la Liga de Campeones (que marcó su regresó tras una primera operación en 2011) y sobre todo el día de hoy".

El jugador francés, que pidió al técnico Tito Vilanova que le permita jugar unos minutos el sábado en el último partido de Liga en el Camp Nou contra el Málaga, acabaría así entre los aplausos de los aficionados seis años en el Barcelona, en los que lo ha ganado todo (dos Ligas de Campeones, cuatro Ligas y una Copa del Rey).

Sin embargo, su lucha con el cáncer que se hizo pública el 15 de marzo de 2011 por primera vez, ha marcado los dos últimos años del francés, que se ha convertido en un símbolo de superación.