Última Hora

Noticias

Costa Rica camina a pasos acelerados a convertirse en un país de viejos

Costa Rica camina a pasos acelerados a convertirse en un país de viejos

En menos de 4 décadas Costa Rica se convertirá en un país de viejos. La población mayor de 65 años superará el millón de habitantes.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

En menos de 4 décadas Costa Rica se convertirá en un país de viejos. La población mayor de 65 años superará el millón de habitantes.

¿Pero estamos preparados para atender una Costa Rica envejecida?

A simple vista es palpable la diferencia entre la Costa Rica de los 70s: un país joven pensado para gente joven.

El tiempo pasó y la que tenemos hoy es una Costa Rica muy diferente, la expectativa de vida nos permite superar los 65 años con facilidad, y como resultado tenemos un país cada día con más gente mayor y menos niños.

En 1975 solo 80 mil personas superaban los 65 años. Hoy en día 315 mil ciudadanos son adultos mayores

Y a aquí viene, en menos de 40 años (2050) seremos más de un millón. En otras palabras caminamos a ser un país de viejos.

Es decir que en muy poco tiempo vamos a ver una Costa Rica muy distinta, ¿pero estamos preparados para atender una sociedad de adultos mayores?

Antes de contestar esta preguntan visitemos Japón, el país  más envejecido del mucho y veamos cómo se prepararon. Aquí 1 de cada 4 personas superan los 65 años. Y esto ha generado cambios radicales.

A falta de mano de obra joven muchas empresas están readecuando sus puestos para contratar a los jubilados.

Con la baja en la natalidad las escuelas públicas ahora reciben niños y adultos mayores, e incluso comparten algunas clases para fomentar el vínculo.

Y nacieron nuevas carreras enfocadas al cuidado y atención de los abuelos. Pero nada de esto ocurrió de la noche a la mañana, desde 1990 Japón empezó a diseñar su nación donde los más ancianos, su comodidad y su desplazamiento sea la prioridad.

Ahora sí ¿está Costa Rica preparada para atender una sociedad envejecida?

A sus 77 años don Álvaro enfrenta una vejez muy diferente a la que imaginó. Diabético, hipertenso, sobreviviente al cáncer y aun derrame cerebral, sigue trabajando como contador. No por gusto sino por necesidad, porque su pensión no le alcanza.

Si con una población de 315mil adultos mayores las necesidades no se cubren, ¿qué pasará cuando seamos más de un millón?