Última Hora

Daniel y Adriana, terminaron el año 2012 en Leverkusen, Alemania. Después de clasificar al encuentro juvenil ambiental de Bayer.

Daniel Méndez, es estudiante de su segunda carrera, Biología. Para un concurso de la Universidad Nacional (UNA), trabajó en un proyecto con la piña.

La idea de participar en Alemania le dio gasolina extra para trabajar. Investigó una forma de aprovechar los desechos de esta fruta.

Este compuesto se utiliza para combatir males digestivos, trombosis, e incluso el cáncer.

Con 23 años conoció uno de los gigantes de Europa conoció muchas personas, y obtuvo una experiencia inigualable para su carrera profesional.

El reto era muy grande, y se probó así mismo que el ingenio tico, no tiene límites.

Era la primera vez que Centroamérica participaba en este encuentro. Pero las expectativas eran altas para Adriana Villalobos. Había trabajado muy fuerte en un proyecto que ya estaba en el laboratorio de polímeros de la UNA. Ahí cursa la carrera de química.

Su trabajo consistió en tomar los desechos del camarón, sus cáscaras, y darles un uso farmacológico, evitando que se convierta en basura y que contamine los mares.

Adriana, con 19 años ganó el primer lugar en su categoría: Tecnología e Innovación. Este año ya está abierta la inscripción para nuevos proyectos.

La inscripción cierra el 12 de julio. Si tiene un buen proyecto atrévase, siga derribando barreras como Daniel y Adriana.