Última Hora

El avión polémico en el que viajó la presidenta con su comitiva a Perú, reveló el vínculo de Gabriel Morales Fallón y una investigación en Colombia, por sospecha de manejo e inversión de dineros de Juan Carlos Abadía, alias “Chupeta”, mismos que provenían del negocio de las drogas como jefe del cartel del Norte del Valle de Colombia.

“Chupeta” fue detenido en agosto del 2007 en Brasil, con varias cirugías plásticas, para despistar a las autoridades, luego fue enviado a Estados Unidos. Incluso en esta oportunidad hubo gran revuelo en Brasil porque dijo tener escondidos $37 millones que quería entregar y negociar, pero nunca lo hizo.

La investigaciones posteriores de sus vínculos llegaron hasta el colombiano Morales Fallón y ahora han salpicado en Costa Rica en los últimos días, a tal punto que ya la Fiscalía le investiga por lavado de activos .

Pero la presencia indirecta de “Chupeta” en Costa Rica, no es nueva. En el 2007 el periódico La Nación realizó una publicación en donde daba cuenta de que una empresa ligada al narco movió dinero en el Banco Popular.

Dicha información destaca que el departamento del Tesoro de Estados Unidos, alertó a las autoridades costarricenses de que una empresa llamada Cambios y Capitales de Colombia y sus socios, tres hermanos de apellido Alzate Jiménez, figuran en las lista de empresas vinculadas con el poderoso cartel del Norte del Valle del Cauca, es decir “Chupeta”.

Esta empresa abrió una cuenta en el Banco Popular y la mantuvo con movimientos desde junio del 2001 hasta el 2007, a nombre del representante legal de la compañía Víctor Olando Mosquera Meza.

Incluso la presidenta de la junta directiva en ese entonces, Ana Isabel Solano, dijo que el banco cerró la cuenta de Cambios y Capitales, pues la SUJEF les solicitó hacerlo, ya que esa empresa no tenía ninguna representación en Costa Rica.

Telenoticias habló con el gerente del Banco Popular sobre el caso y dijo que indagaría la situación y luego nos hablaría pero no lo hizo.

También esta publicación indica que la presencia de Cambio y Capitales se inició desde el 2001, pues esa casa de cambio mantenía relación con la financiera Vinir S.A, propiedad de Vinicio Esquivel Goicoechea, en ese entonces.

Luego envió millones de dólares al país mediante una figura que se denomina Arbitraje Cambiario y de esa forma ingresó en solo cuatro meses del 2001, $5,7 millones que viajaban en vuelos comerciales.

Después la financiera los depositaba en cuentas electrónicas en Estados Unidos y posteriormente regresaban a Colombia, donde retiraban el dinero en cajeros.

Uno de estos hermanos Alzate, socio de Cambios y Capitales, fue acusado por cargos federales de narcotráfico y lavado de dinero en el distrito sur de la Florida en 1994.

Así es que la huella de “Chupeta” en el país parece no ser nueva y despierta la inquietud sobre la posibilidad de que podrían existir ramificaciones actuales que está investigando la Fiscalía.