Última Hora

Unos viejos textos que sólo quedan en los archivos esconden leyes muy obsoletas pero que aun están en vigencia.

Una de octubre de 1825 premia a quien encuentra nuevos caminos y calles en Costa Rica, en 1837 se promulgó otra que ordena cursos para hacerle frente a la peste del cólera.

Pero sobresalen otros dos:

Una ley de 1833 ordena la pena capital para los enfermos de lepra que se fuguen de los centros donde estaban recluidos. 

Otra de 1825 para enlistar 100 soldados al ejército. Primero recibirá a los voluntarios, luego reos y si hacen falta, dice la ley que se deben enlistar los "notoriamente viciosos o vagos sin excepción”.

Todas estas leyes obsoletas son parte de 7 proyectos que pretenden hacer limpia en el Congreso de esas leyes innecesarias. Una idea de la exdiputada Gloria Bejarano, que heredan  los actuales diputados del PUSC.

Aunque podrían decirse que son leyes vigentes, son indefensas ante la realidad de la actual Costa Rica. 

Eso no significa que tengan un impacto alguno en la sociedad o jurisprudencias, sin embargo, el PUSC pretende dejarlas totalmente sin efecto.

Los proyectos para hacer esta limpia de leyes se presentó en el gobierno anterior. 

Uno de ellos avanzó en Comisión de asuntos jurídicos donde se encuentran sin mucho avance.