Última Hora

Identificar a estas personas es la primera tarea que tiene Migración para poder deportarlos.

Al momento de la detención en Jacó ninguno de los 51 extranjeros llevaban documentación que confirmara sus nombres, edades y nacionalidad.

De lograr hacer la deportación, esto le saldría muy caro al país ya que por cada persona Migración debe enviar a dos de sus funcionarios acompañándolos.

Lo que manejan las autoridades es que son asiáticos y africanos; 48 son hombres y 3 mujeres.

Otro problema para Migración es que ningún país de donde al parecer provienen, tiene representación diplomática en Costa Rica.

Estos inmigrantes ya fueron trasladados hasta el centro de aprensión para extranjeros en Hatillo, donde actualmente ya hay cerca de cien personas.