Última Hora

Se les conoce como tiburones Ninja cara alargada, por su color negro en referencia a la vestimenta de estos personajes japoneses, y son endémicos (hasta donde se sabe) de las aguas del pacífico centroamericano, en concreto desde Nicaragua hasta Panamá.

El hallazgo fue realizado por un grupo de biólogos marinos liderado por la Dra. Victoria Vásquez del Moss Landing Marine Laboratories. Los resultados de este descubrimiento fueron publicados en el Journal of the Ocean Science Foundation.

De acuerdo con la investigación -publicada por medios internacionales como CNN y Daily Mail-, en el trabajo de campo fueron hallados ocho especímenes de estos tiburones, cuyo nombre científico es Etmopterus benchleyi  y se encuentran en profundidades que van desde los 836 y los 1.443 metros.

“Las especies fueron nombradas así en gonor de Peter Benchley, autor de Mandíbulas (Jaws) y su subsecuente avidez por la conservación de tiburones", aseguró Vásquez. 

La científica agregó que el nombre de Ninja también hace referencia a la capacidad sigilosa de estos tiburones, los cuales habían estado ocultos de la ciencia marina.

Los escualos hallados no midieron más de 51,5 cms y cuenta con órganos que emiten una luz llamados fotofores.

"Estos órganos les ayuda en el camuflaje cuando se alimentan en las superficies. En aguas más profundas las luces atraen a animales más pequeños que se convertirá en su alimento", explicaron científicos del Instituto Smithsoniano a la cita revista.