Última Hora

Hernán Torres, ahora extécnico Alajuelense, mantuvo a la Liga en el primer lugar del Torneo de Invierno, tiempo en el que los manudos fueron los más goleadores y los menos goleados. 

Vea: Hernán Torres no es más el técnico de Alajuelense.

Sin embargo esto no fue suficiente para ganar el cetro que se lo dejó su acérrimo rival, el Deportivo Saprissa, en la misma cancha donde en setiembre pasado protagonizó uno de los incidentes que marcaron su paso por el equipo rojinegro.

En esa ocasión, Torres le reclamó y acusó a los jugadores generaleños de “deshonestos” por haber provocado la separación de su colega y compatriota Juan Eugenio Jiménez.

El mes siguiente al finalizar el encuentro entre Liberia y Alajuelense (2-2), el estratega colombiano se llevó las manos a la espalda y les mostró sus dedos del centro a los aficionados guanacastecos que se metieron con él durante el cotejo.

Pese a que las imágenes grabadas por Teletica Deportes son claras y contundentes, Torres negó en conferencia de prensa haber realizado ese gesto. “Vamos a hablar de fútbol, no de lo que hice. Si ven mala intención, allá ustedes”, señaló.

Vea: Técnico manudo le hizo gesto obsceno a la afición de Liberia.

Por este hecho, la Unafut sancionó al cafetalero con tres partidos, pero luego revocó la decisión; Torres solo estuvo sancionado un encuentro.

Este mes el entonces timonel también había protagonizado otro incidente durante un encuentro entre manudos y cartagineses.

De acuerdo con el reporte del cuerpo arbitral, Torres "desobedeció las órdenes al interpelar de cualquier forma, formular reclamos reclamos, pedir explicaciones en forma airada, aplaudir o con cualquier gesto cuestionar irrespetuosamente una decisión arbitral".

También en Colombia

Los incidentes de este tipo no son extraños en la carrera de Hernán Torres como entrenador. Basta con escribir su nombre en el buscador de Google para darse cuenta que en Colombia también fue el intérprete de varios casos polémicos.

Por ejemplo, el diario El Tiempo publica en una nota del 4 de mayo de 2015, que una de las cinco razones de su despido como técnico del Independiente de Medellín, fue su carácter temperamental y el poco tacto para tratar a la afición.

“Fue reiterativo el enfrentamiento del director técnico con algunos sectores de la hinchada y de la prensa antioqueña. Esas disputas también fueron tenidas en cuenta por los máximos accionistas para dar orden de licenciar a Torres y su grupo de colaboradores”, escribe el medio.

El decisión de separarlo de club se dio días después de que Torres había sido sancionado con cinco partidos en la liga colombiana debido a que intentó que el público se volcara en contra del árbitro por una decisión tomada durante el partido.

“Ingresó al terreno de juego y con gestos me señalaba para que el público la cogiera conmigo”, había indicado el réferi según una nota publicada en El Colombiano.