Última Hora

Varios oficiales de la Fuerza Pública de Costa Rica se lanzaron a las calles la noche del 24 de diciembre, pero no para hacer arrestos ni decomisos, sino para dar de comer a varios indigentes y personas sin hogar que deambulaban en San Ramón de Alajuela.

“Algunos se sorprendieron que en vez de decomisar drogas, armas o detener a individuos con cuentas con la justicia, más bien llegáramos a llevarles alimentos”, publicó la Fuerza Pública en su página de Facebook.

Un pequeño gesto que lleno de cariño, paz y solidaridad no solo a los que más necesitaban sino también a aquellos que fueron testigos de tal acto de bondad en Navidad.