Última Hora

Algunas imprudencias salen muy caras. Sólo en el 2015, 62 ciclistas han perdido la vida en carretera.

Paolo Montoya experimenta ese temor a diario, él es ciclista profesional y sabe lo que es estar a punto de ser atropellado.

Con la venta de camisetas con leyendas como "soy mamá de alguien" o "mi familia me espera", se busca ponerle un rostro más humano a los ciclistas.

La idea es que los conductores lo piensen dos veces para hacer maniobras peligrosas cerca de ciclistas.

Puede conseguir las camisas a un precio de 28.000 colones a través de la página en Facebook: Safetti Costa Rica.

Y cuando esté en carretera no olvide que a bordo de la bicicleta va un deportista, pero sobre todo un ser humano, que necesita una distancia prudencial de metro y medio.