Última Hora

A pesar de las múltiples advertencias, un niño de tan sólo siete años se convirtió en la primera víctima de la pólvora este año.

El menor estaba manipulando una bombeta cuando ésta explotó en su mano provocándole quemaduras.

Afortunadamente no fueron muy graves. Pero no todos los menores corren la misma suerte.

Aunque parezca inofensiva, la pólvora luminosa también puede provocar accidentes. Y los más perjudicados siguen siendo los menores de edad.

El año anterior, ocho niños de entre nueve y 13 años sufrieron quemaduras debido a la pólvora.

El Hospital de Niños hace un llamado a los padres de familia para que no permitan a los niños manipular pólvora.

Y aunque ya se contabilizó un caso, las autoridades esperan que sea el último del año.