Última Hora

De milagro, un niño resultó ileso tras caer por el orificio de una escalera eléctrica en un centro comercial de China.

Un hombre paseaba bajo las gradas cuando, de repente, algo llamó su atención y lo obligó a detenerse.

El hombre miró hacia arriba y de un momento a otro el menor le cayó prácticamente en los brazos.

Por suerte, el hombre consiguió atraparlo y amortiguar el golpe. Gracias a su reacción el niño no sufrió heridas.