Última Hora

Con el sol de Hawai aún iluminándole la cara y agarrado a su trofeo de campeón del Mundo de surf, el brasileño Adriano de Souza aterrizó este martes en Sao Paulo entre una nube de hinchas que esperaban al segundo rey de las olas que dio el país.

'Mineirinho', apodo que heredó de su hermano pese a no tener vínculos con el estado de Minas Gerais, se convirtió en el mejor surfista del planeta el pasado jueves, cuando en la última etapa del Mundial venció en la final a su compatriota y amigo, Gabriel Medina, campeón en 2014.

Con este triunfo, Adriano obtuvo el premio a sus diez temporadas de obcecado trabajo en la élite e hizo realidad el sueño que tuvo hace 20 años aquel niño de una favela de Guarujá, en el litoral paulista, que aprendió a surfear antes que a nadar.

"Gracias a Dios, hoy el deporte tiene una evolución muy fuerte. Lo que tardé cinco años en poder surfear, los chicos nuevos lo aprenden en seis meses. Por eso las cosas para mí fueron más dolorosas, sufridas", recordó este martes ante la prensa Adriano, que ya tiene la vista puesta en defender su título en 2016.

Aunque aún no ha cumplido los 30, 'Mineirinho' es el más veterano de la generación dorada del surf brasileño, la conocida como 'Brazilian Storm', que lanzó sus primeras chispas con el triunfo inédito de Gabriel Medina el año pasado, el primero de la historia conquistado por un deportista de habla no inglesa.

De las once etapas del Mundial 2015, seis han acabado con la bandera 'verdeamarela': las tres que venció Filipe Toledo, que también pudo ser campeón hasta el final, las dos de Adriano de Souza y una del propio Medina.

En el próximo mundial que arrancará en marzo en Australia competirán diez surfistas brasileños, muchos de ellos rivales directos de 'Mineirinho' en su carrera por revalidar el título.

"Los diez tienen opciones totales de ser campeones. No siempre el favorito es el campeón, como me ocurrió a mí. Mick [Fanning, triple vencedor del torneo] desde el principio era el favorito, pero al final gané yo", afirmó 'Mineirinho'.

Después de haber viajado más de 12.000 kilómetros y con la vuelta al mundo a la que obliga el 'tour' del surf profesional a las espaldas, Adriano sólo desea una cosa en este momento.

"Lo que quiero ahora es vivir intensamente y saborear el trofeo, la familia y los amigos. Y estar en casa, quiero dormir en mi cama", afirmó con una sonrisa.

Pero antes de acostarse, 'Mineirinho' se subirá a un carro de bomberos de Guarujá para celebrar con sus vecinos que allí nació el que es ahora el mejor surfista del mundo.