Última Hora

La policía española anunció este sábado la detención de nueve personas acusadas de haber empleado a inmigrantes clandestinos "en condiciones próximas a la esclavitud" en invernaderos agrícolas de la región de Murcia (sureste).

La Dirección General de la Policía Nacional subrayó en un comunicado "la falta de escrúpulos" de los responsables arrestados, señalando en particular los tratamientos insecticidas "en el interior de los invernaderos en plena jornada laboral".

Los productos fitosanitarios recaían sobre "los trabajadores, mientras había trabajando alguna mujer en estado de gestación", añade el comunicado.

Cinco responsables de una empresa de trabajo temporal y cuatro de una sociedad agrícola, de entre 24 y 50 años de edad, fueron detenidos en las municipalidades de Lorca (90.000 habitantes) y Mazarrón (35.000 habitantes), según la policía.

Estas regiones son reputadas por la producción de alcachofas, brócoli, pimientos (morrones) y lechugas.

Estos empleadores son sospechosos de haber sometidos a trabajadores extranjeros clandestinos a "condiciones de trabajo abusivas y próximas a la esclavitud", subrayó la policía, sin brindar las nacionalidades y otros datos de los obreros explotados.

Una unidad de la policía de la región de Murcia, especializada en la lucha contra las redes de inmigración clandestina, tenía conocimiento desde el mes de mayo pasado de las irregularidades cometidas por una empresa de trabajo temporal, que contrataba a clandestinos usurpando las identidades de otros extranjeros con permiso de trabajo.

La investigación permitió descubrir la amplitud de su explotación: desprovistos de contrato de trabajo, los trabajadores agrícolas percibían salarios por debajo del salario mínimo (de 756 euros en España), informó la policía.

"Su tiempo de descanso apenas llegaba a los 15 minutos, tiempo éste que debían recuperar prolongando la jornada laboral", además "les descontaban los gastos de desplazamiento y les prohibían cualquier tipo de comunicación mientras durase la jornada laboral", agregó la policía en el texto.

Las personas detenidas serán procesadas por delito contra los derechos de los trabajadores, incitación a la inmigración ilegal, delito contra la salud pública y pertenencia a un grupo criminal, según la misma fuente.

La explotación criminal de mano de obra extranjera -sobre todo en el sector agrícola- es endémica en la Unión Europea (UE), había denunciado en junio pasado la Agencia de los derechos fundamentales de la UE.