Última Hora

Un hecho lamentable se presentó este jueves en el juego de vuelta de las semifinales entre Herediano Saprissa. Las barras de ambos conjuntos protagonizaron un enfrentamiento en una de las graderías del estadio Rosabal Cordero.

Transcurría el minuto 20 del cotejo cuando el árbitro central, Henry Bejarano, se vio en la obligación de suspender las acciones por más de seis minutos para lograr controlar los ánimos de los aficionados.

Agentes de seguridad privada consiguieron demarcar el perímetro entre los seguidores de ambas escuadras y el juego se reanudó.

El Ministerio de Seguridad indicó mediante un comunicado de prensa que este partido, al igual que el celebrado ayer en el Morera Soto, no cumplieron con el plan de seguridad solicitado.