Última Hora

El país ha transitado por un camino de modernización económica excluyente:
Ha concentrado sus políticas económicas en el fomento de sectores muy dinámicos (sectores asociados a la inversión extranjera directa, turismo, servicios especializados, etc.), con sus altos y bajos, pero que generan poco empleo. 

Las actividades de zona franca que generaban mucho empleo (textiles y maquila de textiles) salieron del país por el auge de estas en otros países, que ofrecieron salarios bajos.  

Los sectores tradicionales (agropecuario, industrial, micro, pequeña y mediana empresa) no contaron con robustas políticas públicas de fomento. Estos sectores tradicionales generaban empleo.

Las anteriores tendencias económicas de largo plazo son resaltadas  por el reforzamiento de la inserción internacional del país en un contexto de crisis financiera internacional y de recuperación débil. 

Según el reciente informe Estado de la Nación, desde la crisis de 2009 el crecimiento mensual de Costa Rica es muy volátil, de ciclos cortos con fases de expansión y contracción cada vez más frecuentes La combinación de estos dos factores, volatilidad y reducción del ritmo de crecimiento, limita la capacidad de generar mayores oportunidades, en una coyuntura en la que amplios contingentes de población joven están ingresando al mercado laboral.

Por primera vez luego de pasada una crisis, el desempleo se ha mantenido elevado persistentemente durante  6 años. Por estas razones,  el empleo formal (tienen contrato, se les paga  salario mínimo y reconocen derechos como aguinaldo, vacaciones, están asegurados) pierde impulso y crece más rápidamente el empleo informal (sin contrato, seguro, aguinaldo, etc). 

La gente se ha desalentado, puede ser que ya ni siquiera busque trabajo. El recurso de mucha gente es el empleo informal, la generación de autoempleo, el endeudamiento formal e informal simplemente para subsistir. 

Los niveles de endeudamiento de las personas y del gobierno son altos y  peligrosamente crecientes.

Alrededor de 99 mil jóvenes están desempleados, esto es casi la mitad (45%) de la población desempleada total. La tasa de desempleo abierto juvenil fue cerca de 4 veces la de la población adulta. 

Ahora bien, las personas jóvenes encuentran mayores oportunidades de estudio y las están aprovechando. El 59% de ellos, se mantienen estudiando.

Desde una perspectiva del control de la inflación en Costa Rica  hay estabilidad, pero no desde la perspectiva del desequilibrio externo y menos aún desde la perspectiva del empleo y uso de los recursos. Acá se incuban graves riesgos.