Última Hora

El analista nicaragüense Mauricio Herdocia, experto en derecho internacional, dijo que Nicaragua como Estado tiene la obligación de cumplir la sentencia aunque admitió que "esperábamos una salida más salomónica" de parte de los jueces internacionales.

Los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua anunciaron su decisión de respetar el fallo dictado este miércoles por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que reconoce la soberanía costarricense sobre un pequeño territorio fronterizo que se hallaba en disputa.

Desde Managua, el vicecanciller César Vega declaró a la prensa que "Nicaragua va a acatar el fallo en toda su extensión".

La CIJ resolvió por unanimidad que Nicaragua violó la integridad territorial de Costa Rica en 2010 y en 2011 al excavar tres caños y establecer presencia militar en el territorio cuya soberanía resolvió la misma sentencia.

El territorio que se hallaba en disputa es un humedal de unos 3 km2 que se encuentra en la margen sur del fronterizo río San Juan, conocido por Costa Rica como isla Portillos y como Harbour Head por Nicaragua.

El tribunal estableció que Nicaragua debe pagar a Costa Rica una indemnización por los daños causados a su territorio, cuyo monto deberá ser establecido por acuerdo bilateral o, en caso de que no se logre por esa vía, por una sentencia posterior de la misma Corte.

Por otra parte, la CIJ falló en contra un pedido de Nicaragua de que se condenara a Costa Rica por contaminar el río San Juan, que es de soberanía nicaragüense, en el proceso de construcción de una carretera paralela a la vía fluvial en 2011.

Los jueces consideraron que Nicaragua no pudo demostrar que se produjera una afectación importante al río en el proceso de construcción. Sin embargo, señaló que Costa Rica incumplió su deber de realizar un estudio de impacto ambiental previo al inicio de la obras.

Asimismo, estableció que Nicaragua ha violado los derechos de libre navegación por el río San Juan que los tratados limítrofes de 1858 conceden a Costa Rica, un reclamo que este país ha venido planteando desde hace más de una década.

Nicolás Boeglin, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Costa Rica, estimó que ambos gobiernos deben ahora bajar el tono de sus declaraciones y buscar un acercamiento.

Ambos países mantienen un tercer litigio ante la CIJ, relativo a la delimitación de las fronteras marítimas tanto en el Pacífico como en el Atlántico.