Última Hora

En un intento de agilizar la salida de buses y camiones hacia Nicaragua, la Policía Profesional de Migración dispuso un puesto de control migratorio a tres kilómetros del puesto fronterizo, con el equipo necesario para realizar los chequeos respectivos para el viaje de los usuarios.

En este lugar “se adecuaron las casetas dispuestas para ello de dos equipos tecnológicos a cuatro” y poder así brindar servicio a los buses internacionales y los camiones de carga, alivianando el trabajo del puesto de Peñas Blancas.

“Debido al incremento de viajeros en este fin de año, este chequeo agiliza el paso en la frontera norte, donde se espera el tránsito de alrededor de medio millón de personas”, explicó Kathya Rodríguez, directora general de Migración.

En estos momentos Migración señala que se están atendiendo unos 15 buses al día, tardando unos 30 minutos por unidad.

En cuanto a los camiones de carga se informa que se realiza el control migratorio a unos 300 vehículos de este tipo al día.

Por el momento sólo una persona no pudo continuar su viaje ya que era requerida por las autoridades sobre un tema de pensión alimentaria.