Última Hora

Aunque Costa Rica no realizó estudios de impacto ambiental previos a la construcción de la trocha fronteriza, la Corte Internacional de Justicia indicó que nuestro país no provocó daños ambientales en el río San Juan.

"Nicaragua no demostró que la construcción de la carretera haya causado daños transfronterizos de importancia", leyó el juez Ronny Abraham del alto tribunal, como parte de la histórica sentencia con respecto a los dos diferendos que mantienen estos países desde el 2010. 

En la primera sentencia, la corte le dio la soberanía de isla Portillos a nuestro país por una abrumadora mayoría: 14 votos a favor frente a dos votos en contra. "Nicaragua ha violado la soberanía territorial de Costa Rica", sentenció La Haya.

"Nicaragua ha violado los derechos de navegabilidad de los costarricenses en el río San Juan (...) y tiene la obligación de indemnizar a Costa Rica por las obras ilegales realizadas" en isla Portillos, razonaron los jueces.

 

En la lectura de la resolución, el tribunal con sede en los Países Bajos establece que isla Portillos está bajo la soberanía costarricense, a pesar de que las autoridades de Managua han insistido en que les pertenece a ellos. La Corte aseguró que el gobierno sandinista invadió la soberanía costarricense.

"La soberanía sobre el territorio en disputa le corresponde a Costa Rica. La ribera derecha del caño artificialmente abierto en el 2010 no forma parte de la frontera entre Costa Rica y Nicaragua", según leyó el juez Ronny Abraham.

Vea: Isla Portillos es de soberanía costarricense.

En la segunda sentencia -que Nicaragua interpuso contra nuestro país por supuestos daños ambientales por la trocha, el juez Abraham fue más allá al concluir que el gobierno de Daniel Ortega no comprobó que las obras que comenzaron en el gobierno de Laura Chinchilla hayan provocado daños ambientales.

Por 13 votos contra 3 rechaza todos los alegatos de Nicaragua contra Costa Rica.

El alto tribunal, incluso, sentenció enfáticamente que Costa Rica no violó su integridad territorial. "La corte, independientemente de si haya creado deltas por la construcción de la cartera, (establece que) la teoría de Nicaragua sobre violación de su soberanía no nos convence, no hay evidencia", leyó el juez, quien desechó le necesidad de resarcir a Managua por sus alegatos.

También aseguró que nuestro país no dañó humedales que se encuentran en este afluente (no violó el artículo 3.2 de la Convención Ramsar) y que tampoco la ruta 1856 -que discurre paralela al cauce en más de un 50%- impactó su navegabilidad. Tampoco esta obra generó un aumento en la sedimentación del cauce.

La Corte también consideró que Nicaragua no logró demostrar que nuestro país haya afectado la vida marina. Y hasta le recordó al vecino país que Costa Rica no afectó los deltas fronterizos.