Última Hora

El lago andino Poopó, el segundo más grande de Bolivia, se redujo "drásticamente" por una suma de factores, como el cambio climático, la contaminación minera y el desvío de afluentes a Perú para riego, informó el martes la Gobernación del departamento de Oruro.

El Poopó, enclavado en los Andes de Bolivia y que tenía hasta principios de la década unos 2.000 km2, "se ha manifestado (reducido) a una mínima cantidad, hay una reducción drástica", señaló a la AFP el gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez.

El Poopó era el segundo lago más grande de Bolivia, después del Titicaca, de unos 3.790 km2, que comparte con Perú, también en los Andes.

"Hoy día he hecho un sobrevuelo y la extensión es mínima", complementó la autoridad, aunque aclaró que se está evaluando técnicamente cuál es el actual tamaño del lago. "No quiero entrar en números de cuánto, pero en estos días vamos a tener un dato exacto", complementó.

Vásquez mencionó una serie de factores causantes del desastre ecológico en el lago, donde había pesca de la que vivían pequeñas comunidades indígenas circundantes.

Señaló que "el cambio climático ha causado variaciones, con precipitaciones aceleradas, combinada con sequías prolongadas", así como "la actividad minera que ha provocado contaminación".

También mencionó el desvío hacia el lado peruano del río Desaguadero, que nace en el Titicaca y desemboca en el Poopó, además de la utilización de sus aguas para riego en el lado boliviano.

La gobernación de Oruro invirtió en los últimos años unos 100 millones de bolivianos (unos 14,3 millones de dólares), en tareas de mitigación, como el dragado en el lago y de ríos cercanos, pero han sido acciones insuficientes.

Vásquez también expresó sus esperanzas en que el Poopó pueda recuperar su estructura original, "porque el lago también ha tenido sus ciclos: hay años que se llena y otros años que no". Incluso mencionó que a mediados de la década del 80 del siglo pasado hubo una inundación.

El diario La Patria de Oruro hizo recientemente largos reportajes sobre el Poopó, con imágenes que muestran largas extensiones de arena y unas cuantas porciones de agua, allí donde antes yacía el lago.

Organizaciones civiles también exigieron más medidas para evitar la total desaparición del Poopó.