Última Hora

El presidente inició su visita a La Habana enfocado en los negocios pero con el pendiente de resolver la crisis migratoria cubana.

El día uno, todo este lunes, se enfocó a este aspecto. Promover los vínculos comerciales.

Pero, la visita presidencial donde le acompañan 31 funcionarios, lleva otro matiz: el de la crisis cubana.

Aunque Solís intentó solucionar el drama antes de viajar a La Habana, tuvo que incorporarlo en la agenda.

El tema, de difícil trato, llegará a la conversación con Raúl Castro pactada para el martes.

A su llegada el domingo Solís no lo fijo como prioridades. Pero una pregunta de la prensa en el aeropuerto se lo recordó.

Mientras las semanas pasan, el drama se agudiza en la frontera con Nicaragua.

Los cubanos se mantienen en albergues, esperanzados de que las gestiones de Solís hagan eco en otros presidentes.

Este martes será con Castro, pero aun esta la carta de elevar el caso al SICA esta misma semana, cuando Solís viaje a El Salvador.