Última Hora

Una abuela de 91 años asegura ser una adicta a la lotería, por eso de regalos de Navidad pide pedacitos del gordo y raspas.

A doña Carmelina Castro Castro es común encontrarla tejiendo en su casa en Esquipulas de Palmares, vivienda que en parte construyó gracias a dos pedacitos del 80 que pegó con todo y serie en 1993.

Ella guarda como recuerdo la información que se publicó el 4 de enero de ese año.

A sus 91 años sigue jugando lotería como hace 63 años, asegura que si alguien quiere darle un regalo no lo debe pensar mucho.

Así como doña Carmelina, muchos costarricenses tienen sus números favorito y llegan a los puestos de venta con la gran ilusión de que ese sea el favorecido.

En la Junta aseguran que ya colocaron el 90 por ciento de la lotería del Gordo Navideño, lotería que según los vendedores se está adquiriendo rápidamente.