Última Hora

Menos de una semana después de su vuelta a los terrenos de juego, Franck Ribery se lesionó de nuevo en Liga de Campeones y se perderá los tres últimos partidos del año 2015, anunció el Bayern de Múnich el viernes, víspera de su partido en casa ante el Ingolstadt.

Las pruebas efectuadas tras su regreso de Zagreb revelaron que el atacante francés sufre una lesión muscular, indicó el conjunto bávaro, precisando que el central Mehdi Benatia también se perderá los últimos partidos del año por un problema idéntico.

"Es duro sobre todo para los jugadores. No podemos aguantar esta situación mucho tiempo, les necesitamos", insistió el viernes el entrenador Pep Guardiola, quien además cuenta con las bajas de siete jugadores, entre ellos Douglas Costa y Arjen Robben.

A la pregunta sobre si Ribery volvió demasiado pronto luego de su lesión, el catalán indicó que esa decisión fue tomada por "numerosas personas en el club".

También se refirió a la fragilidad de un jugador como Ribery: "Es un misterio: Lewandowski, Rafinha o Lahm pueden jugar cada tres días sin lesionarse, pero otros no. Así es el fútbol", añadió el entrenador.

Ribery, de 32 años, retornó anotando un gol el sábado en la derrota de su equipo ante el Borussia Mönchengladbach (3-1), tras nueve meses de baja por una lesión en el tobillo derecho.

Ribery no podrá pues estrenarse ante su público en el Allianz Arena, ni contra el Ingolstadt el sábado, ni contra el Darmstadt el martes en octavos de final de la Copa de Alemania. El último duelo antes del parón del campeonato será fuera de casa ante el Hanóver.

Algunos especialistas en Alemania consideran que el nuevo contratiempo corresponde más a una medida de precaución del Bayern, que no quiere correr riesgos con una de sus estrellas ante el calendario que les espera en 2016.

Condena reducida

Por otra parte, Ribery conoció también el fallo del recurso en el conflicto que le enfrenta a su exagente Bruno Heiderscheid por una ruptura abusiva de contrato en 2007.

La apelación dictó que Ribery tendrá que pagar a Heiderscheid 1,6 millones de euros, un millón menos que lo que determinaba el fallo en primera instancia.

A finales de 2011, un tribunal civil luxemburgués había condenado a Ribery a pagar 2.665.000 euros a su exagente por fallar a "sus obligaciones contractuales" y no pagarle las comisiones correspondientes.

El conflicto entre Ribery y Heiderscheid se remonta a 2007, tras la ruptura de un contrato entre hombres durante la llegada del futbolista al Marsella en 2005. El jugador francés había decidido entonces recurrir a los servicios de Jean-Pierre Bernes, exdirigente del Marsella.