Última Hora

Dicen por ahí que "primero muerta que sencilla", y así lo comprobamos con doña Damaris, a la que nunca le falta el brillo ni el rubor, aunque le toque arrear vacas.