Última Hora

Noticias

Jóvenes que no se quieren casar

Aunque frecuentemente se toma como broma, lo cierto es que ahora cada vez más jóvenes le huyen al matrimonio, o al menos postergan al máximo esa decisión.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

Aunque frecuentemente se toma como broma, lo cierto es que ahora cada vez más jóvenes le huyen al matrimonio, o al menos postergan al máximo esa decisión.

Especialmente  lo escuchamos de nuestros adultos mayores  que lo notan más: los jóvenes no se quieren casar; o  sino hablamos de casamiento como tal,  entonces podríamos decir que no quieren establecer relaciones serias, estables y duraderas ¿Será cierto? ¿Por qué? Allison Boza, psicóloga colaboradora de Buen Día expresó que “cada persona tiene derecho a tomar sus propias decisiones en la vida”.

Hay quienes no se casan porque no encuentran la pareja indicada, pero también están quienes hacen planes de vida, en los cuales casarse no es una prioridad.

“Busca ser profesional, viajar, conocer lugares, es decir, otras prioridades”, recalcó Boza.Hay otro grupo que tiene miedo al compromiso. Quienes tienen miedo al matrimonio, temen al compromiso.

Hoy en día muchas personas no están acostumbradas a cosas a largo plazo, a tener que solucionar problemas.

“Cuando ya estamos en la etapa del matrimonio, pensamos que va a ser siempre bonita, que no habrán problemas, pero eso no es así y se debe ir trabajando día a día, pero algunos no entienden eso y rápidamente deciden terminar su relación”, recordó la psicóloga.

Otro de los temas que preocupa a muchas personas es el factor económico dentro del matrimonio. “Casarse es caro, yo no tengo plata para pagar todo eso”, son algunas de las frases que usan quienes consideran que es mejor vivir en unión libre.

En el caso de la presión de los padres hacia los hijos por el matrimonio, la experta señala que los padres deben entender que se vive actualmente en una sociedad distinta.

“Tienen que aprender a entender a sus hijos, a escucharlos, a acompañarlos para entender las razones que le motivan no querer casarse”, explicó Boza.

En caso de que esto no ocurra así, la presión podría hacer que los hijos caigan en el error de casarse de manera precipitada, y esa relación podría terminar en el divorcio.

En la actualidad, según la experta hay una tendencia en las mujeres de no querer casarse. “Por su proyección de vida, crecimiento y alcanzar metas, para muchas ya el vestido de novia no es el objetivo”.