Última Hora

Un testigo protegido declaró este miércoles en un juicio que se sigue por el asesinato de un taxista en San Carlos en el 2011.

Se trata del juicio contra un hombre que habría asesinado a un taxista informal en Santa Rosa de Pocosol hace casi 5 años.

El debate oral y público se desarrolla desde las 8 a.m. en la sala 3 de los tribunales de justicia de Ciudad Quesada.

Los hechos sucedieron el 26 de enero del año 2011.

Ese día un taxista informal habría sido ejecutado a quemarropa después de que dos sujetos abordaran el vehículo y le solicitaran un servicio hacia un sector fronterizo.

La víctima mortal fue Gregorio Palacios Segura de 53 años, quien tenía 3 meses de laborar como taxista.

Palacios había sido visto por última vez la noche del crimen, a eso de las 7 p.m.

Tras desplazarse unos 5 kilómetros por una ruta comunal, los sujetos le habrían pedido a Palacios que se desviara por un camino sin salida.

Fue allí donde se presume que lo bajaron del carro y tras ingresarlo a una zona de repastos, le dispararon a quemarropa, una ejecución como acostumbran realizar los sicarios.

Pese a que su compañera sentimental reportó su desaparición desde las 7 a.m., no fue sino hasta dos horas después que un peón de campo encontró el cuerpo mientras recorría la propiedad.

El cuerpo estaba boca abajo y la zona de repastos no estaba pisoteada ni majada por lo que las autoridades investigan si al taxista lo llevaron hasta allí para luego dispararle.

Tras la ejecución, los asesinos se llevaron el vehículo junto al dinero y otras pertenencias del taxista como su teléfono celular.

En su momento los familiares creían que el móvil del crimen obedecía a un asalto ya que el hombre no tenía enemigos y era muy querido y colaborador.

Hoy, el tribunal de juicio intentaba contar esta mañana con la declaración bajo protección de un testigo que había tenido un sobreseimiento definitivo por esta misma causa, su declaración fue definida como la de un testigo sospechoso.

El debate contará con 10 testigos. La familia de la víctima espera que tras casi 5 años de angustia se haga por fin justicia.