Última Hora

Las autoridades expresaron este martes su molestia por el desinterés de otros países centroamericanos en contribuir con la búsqueda de una salida para miles de migrantes cubanos varados en su territorio en su intento de llegar a Estados Unidos.

El presidente Luis Guillermo Solís y el canciller Manuel González expresaron la molestia a la secretaria general del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), Victoria Velásquez, durante una reunión en la sede de la presidencia.

"Esto tiene que solucionarse, pero está claro que no es Costa Rica la única que lo puede solucionar. Manifestamos nuestra preocupación por la falta de atención por parte de los otros países involucrados", comentó González a periodistas.

Cerca de 5.000 cubanos están en nuestro país sin poder continuar su marcha desde que Nicaragua les cerró el paso por su territorio 15 de noviembre pasado, alegando que eran una amenaza a su soberanía.

Otros 1.200 cubanos aguardan en Panamá que se resuelva su situación para continuar su marcha migratoria.

La molestia de Costa Rica surgió porque buscó apoyo de Guatemala y Belice para que los cubanos pudieran llegar a alguno de esos países por vía aérea para continuar su travesía por México.

El gobierno de Guatemala se negó la semana pasada a recibirlos, mientras que Belice discutió el tema este martes en su consejo de ministros y también decidió negarles el paso.

"Nos sentimos, profundamente, desilusionados con la decisión de Belice. Sin duda, esta decisión complica significativamente la situación de los migrantes ubicados en Costa Rica y posterga su salida del territorio nacional", dijo el ministro González.

Guatemala y Belice eran vistos por el gobierno costarricense como la solución al problema, porque México está dispuesto a permitir el paso a los cubanos si ingresan por tierra a su territorio.

La directora de Migración, Kathya Rodríguez, indicó que diariamente ingresan a ese país cerca de 150 cubanos.