Última Hora

En noviembre del 2010 el daño ambiental sobre el humedal de isla Portillos (al noroeste del país) ya había iniciado, la presencia de militares nicaragüenses en la zona era un hecho.

Entre las muchas opciones para defender su soberanía, Costa Rica decide acudir a la Organización de Estados Americanos, que incluyó la visita a la zona del Secretario General de dicho organismo.

Casi simultaneamente nuestro país acude a la Convención Mundial de Humedales y el 18 de noviembre de ese año se presenta una denuncia contra Nicaragua por daño ambiental y violación de la soberanía ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Holanda.

El primer triunfo para nuestras autoridades fue la disposición de medidas cautelares que hizo la Corte en marzo del 2011

En Nicaragua interpretaron esto como un triunfo al reivindicar el derecho para dragar el río San Juan.

En este mismo período la Convención de Ramsar confirma el daño sobre el humedal de isla Portillos y Nicaragua rechaza el informe; adicionalmente, este país publica un nuevo mapa en el que la zona en disputa aparece como parte de territorio nicaragüense.