Última Hora

Los venezolanos le dieron la espalda al chavismo este domingo. Las elecciones parlamentarias fueron barridas por la oposición, que se quedó con al menos 112 escaños contra 51 del oficialismo, según cifras dadas por dirigentes opositores a partir del segundo boletín oficial. Todavía faltan 4 lugares por adjudicar.

Anteriormente, los partidarios del presidente Nicolás Maduro tenían 101 puestos en la Asamblea Nacional. Este giro democrático no solo se registrará en números, sino también en decisiones políticas. 

El diario El País explicó de esta manera los posibles panoramas. 

Mayoría simple (84 curules de un total de 167)

Con esta mayoría, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) –partido opositor– tendrá la posibilidad de, por ejemplo, “designar la junta directiva de la cámara, que tomará posesión el 5 de enero de 2016. También podría aprobar una ley de amnistía que permitiría liberar a varios opositores presos, como el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, condenado a 13 años de cárcel”.

Tres quintos (a partir de 101)

Según MUD, su partido superará esta cifra de diputados, con lo cual podría “aprobar leyes habilitantes para el Poder Ejecutivo –como la que actualmente dispone Nicolás Maduro, que le permite legislar en materias de economía y seguridad nacional–; o emitir votos de censura contra los integrantes del gabinete ministerial y el vicepresidente Ejecutivo de la República”.

Dos tercios (112)

También existe la posibilidad de que la oposición venezolana se adueñe de 112 escaños. Con esta amplia ventaja los contrarios a Maduro podrían “designar o remover a las autoridades de otros poderes, como los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) o los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE). Además, con dos tercios de la asamblea se pueden promover referendos, reformas constitucionales y asambleas constituyentes, así como promulgar leyes orgánicas, como se conocen en Venezuela las leyes que desarrollan derechos fundamentales o sirven de marcos conceptuales para otras leyes y reglamentos. También someter tratados internacionales a referendo en caso de que atenten en contra de la soberanía nacional”.