Última Hora

Dos nuevos sospechosos están siendo "activamente buscados por los servicios de policía belga y francesa", tras ser controlados con falsas identidades en la frontera húngara en compañía del sospechoso clave de los atentados de París, Salah Abdeslam, indicó el viernes la fiscalía federal belga.

La fiscalía federal y el juez de instrucción lanzaron un llamado a testigos.

"Son peligrosos y probablemente estén armados", precisó por su lado la policía federal, que difundió un aviso acompañado de varias fotos, clisés de identidad e imágenes de cámaras de vigilancia.

La investigación hizo posible demostrar que Salah Abdeslam viajó a Hungría en dos ocasiones en septiembre pasado, explicaron los investigadores.

El 9, fue controlado en la frontera entre Hungría y Austria en compañía de dos personas que presentaron documentos de identidad belgas falsos a nombre de Samir Bouzid y Soufiane Kayal.

El documento de Samir Bouzid fue utilizado cuatro días después de los atentados de París, el 17 de noviembre a las 18H00, en una agencia Western Union en la región de Bruselas.

Un hombre transfirió una suma de 750 euros a Hasna Aït Boulahcen, prima de Abdelhamid Abaaoud.

Este último, figura de los yihadistas francófonos del grupo Estado Islámico que pudo regresar de Siria para participar en los atentados, murió el 18 de noviembre con su prima Hasna durante el asalto por parte de la policía al apartamento donde se habían instalado en Saint-Denis (norte de París).

"Imágenes fueron registradas cuando se realizaron esas transferencias de dinero", precisó la fiscalía.

La otra identidad falsificada, a nombre de Soufiane Kayal, sirvió para alquilar una casa en Auvelais, en el sur de Bélgica, allanada el 26 de noviembre.

Según la prensa belga, la casa habría servido de escondite para guardar material.