Última Hora

Según datos del Censo Nacional de Población, en nuestro país, un 63.86% del total de las personas con discapacidad está desempleada.

Aproximadamente 450.000 personas viven con una discapacidad en Costa Rica y afrontan múltiples obstáculos que les impide el pleno ejercicio de sus Derechos Humanos.

Transporte público y edificios inaccesibles, mal estado de las aceras,  irrespeto de los parqueos reservados; y desempleo; son algunas de las barreras que enfrentan diariamente las personas con discapacidad y que limitan su autonomía e independencia.

Este 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Defensoría de los Habitantes hace un llamado al Estado para incrementar esfuerzos para combatir el desempleo y la pobreza que sufren las personas con discapacidad y que alcanzan porcentajes muy por encima del resto de la población.

El estudio que realizó en Censo es aún más alto en el caso de las mujeres con discapacidad, para quienes alcanza un 77.83 % sin empleo.

Las personas con discapacidad que  buscan trabajo se enfrentan a prejuicios y estereotipos de los empleadores que las conciben como improductivas; una manifestación de discriminación que atenta contra el derecho fundamental al empleo y  su inclusión en la sociedad, indicó la Defensoría.

En muchas ocasiones la única fuente de ingreso y forma de subsistencia de las personas con discapacidad son las pensiones del Régimen No Contributivo. Es por ello que para la Defensoría este sistema debe  tomar en consideración criterios vinculados a las necesidades y la falta de oportunidades de la población con discapacidad, a fin de que las solicitudes sean atendidas sin mayor dilación.

Para la institución, el país debe seguir avanzando en políticas públicas que garanticen espacios laborales para la población con discapacidad, en condiciones de equidad y dignidad. Si bien reconoce los esfuerzos realizados a través del programa  Empléate del Ministerio de Trabajo, es necesaria  una política pública integral.

Otros casos de discriminación

La Defensoría de los Habitantes también conoce denuncias que tienen que ver con la falta de personal capacitado en lengua de señas,  para atender los trámites que necesitan las personas sordas; lo cual limita el acceso a los servicios públicos que se brindan.

Por otra parte, la Defensoría realiza una  investigación sobre los derechos de las personas con discapacidad psicosocial internadas en los hospitales psiquiátricos del país, muchas de ellas abandonadas desde hace varios años por sus familias.