Última Hora

La Liga española de fútbol anunció este jueves haber vendido otro lote de derechos televisivos para las próximas tres temporadas (2016-2019) en el mercado nacional, sumando al menos 300 millones de euros a los 2.650 millones ya acordados.

El consorcio de telecomunicacones Orange-Vodafone compró uno de los lotes restantes "por la cantidad de 300 millones de euros por las tres temporadas, importe que se verá incrementado por una cantidad variable de hasta 30 millones de euros", informó la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en un comunicado.

El miércoles, la institución, organizadora del campeonato español, había anunciado ya las dos primeras ventas de sus derechos audiovisuales de la temporada 2016-2017 a la 2018-2019 por un total de 2.650 millones de euros.

Una compañía filial de Telefónica, Movistar, tendrá la primera elección de un partido a transmitir en cada jornada por 250 millones de euros anuales, 750 millones por el periodo total.

El grupo Mediapro podrá ofrecer ocho encuentros de cada jornada y partidos de la Copa del Rey a cambio de 633 millones cada temporada, 1.900 en total.

Tras estas tres adjudicaciones, la Liga deberá seguir buscando compradores para los siete lotes restantes. Tres de ellos se comercializarán "directamente (...) en régimen de no exclusividad", mientras para los otros cuatro se "convocará una nueva ronda de ofertas", precisó el comunicado.

Con estos 2.950 millones de euros, la Liga logra reducir su déficit con respecto a la Premier League, aunque el campeonato inglés seguirá cobrando más del doble, después de haber firmado en febrero un contrato astronómico por 6.900 millones de euros por el mismo periodo.

Ese contrato suscitó los temores de los principales campeonatos europeos, que se ven en inferioridad con respecto a los clubes ingleses, quienes pueden ofrecer grandes contratos a los principales jugadores del resto de equipos del continente.

A la espera de la atribución del resto de lotes, los 983 millones anuales que recibirá la Liga en los próximos tres años ya suponen una sustancial mejora con respecto a los 600 que cobraba en las últimas temporadas.

Para aumentar sus ingresos, la Liga cambió el sistema de atribución de los derechos, apoyándose en un decreto gubernamental publicado en abril, por el que éstos se negocian por primera vez de manera conjunta, una novedad en España, donde hasta ahora cada club negociaba individualmente sus contratos con los operadores.