Última Hora

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, manifestó este jueves que el número de inmigrantes cubanos que pasan por territorio panameño para llegar a Estados Unidos está disminuyendo, y que su gobierno le dará un trato "digno" a los que aún no han podido salir del país.

"Lo que hay que darles es un trato digno y humanitario", manifestó el mandatario panameño, según el cual, el gobierno canalero ha tomado "precauciones" para garantizar la seguridad y las condiciones de salud en Puerto Obaldía.

El miércoles el director del Sistema Nacional de Migración de Panamá, Javier Carrillo, manifestó que unos 1.200 cubanos permanecían en el pueblo fronterizo de Puerto Obaldía, en la comarca indígena de Guna Yala.

Carrillo reconoció que ese pueblo, de unos 400 habitantes, no reúne las condiciones para recibir a tal cantidad de inmigrantes, pues no tiene ni las letrinas ni víveres suficientes y muchas casas son de madera y piso de tierra.

Guatemala cierra su paso

Mientras esto sucede en el país vecino de Costa Rica, Guatemala anunció que se niega a prestar su territorio para el paso humanitario hacia los Estados Unidos.

El canciller costarricense Manuel González informó que Guatemala avisó que no prestará su territorio para que los más de 3.000 migrantes lleguen a norteamérica. 

Acotó que Guatemala afirma tener dificultades para explicar internamente el por qué del trato especial con los caribeños, si a los migrantes centroamericanos se les ponen trabas.  

Desde hace varios años, miles de cubanos salen de la isla hacia Ecuador, donde las autoridades de ese país no les pedían visa hasta el 1 de diciembre.

De allí pasan clandestinamente a Colombia para llegar a través del Golfo de Urabá a Puerto Obaldía, en plena zona fronteriza y selvática del Caribe, para seguir después por Centroamérica y México hacia Estados Unidos y Canadá.

El pasado 15 de noviembre la situación se complicó porque Nicaragua les impidió el paso al alegar que representan una amenaza a su soberanía, lo que ha hecho que unos 4.000 queden varados en Panamá y Costa Rica.