Última Hora

Millones de mujeres y niñas envueltas en conflictos a lo largo del mundo necesitan servicios de salud sexual y reproductiva como un derecho humano, informó el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) el jueves.

La agencia pidió en su informe anual sobre el Estado de la Población del Mundo reforzar la asistencia a las mujeres en zonas de guerra y en áreas de desastres.

"La salud y los derechos de las mujeres y adolescentes no deberían tratarse como una ocurrencia tardía en las respuestas humanitarias, dijo Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del UNFPA.
"Para la mujer embarazada que está a punto de dar a luz o la adolescente que sobrevivió a la violencia sexual, los servicios de salvamento son tan vitales como el agua, la comida y el refugio", añadió.

De los 100 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria en el mundo actualmente, alrededor de 26 millones son mujeres y adolescentes en edad reproductiva.

"Tener los recursos para prevenir un embarazo y seguridad frente a la violencia sexual: estos son los derechos humanos básicos", destacó Osotimehin. 

La supervivencia de las mujeres y niñas en una crisis depende a menudo del acceso a los servicios básicos de salud, como a matronas o prevención del VIH, explicó el informe titulado "Refugio para la tormenta".

Tres de cada cuatro muertes maternas en el mundo tienen lugar en países en crisis.

Cada día 507 mujeres mueren por complicaciones en el embarazo y partos en Estados frágiles.

Este pedido llega en un momento en el que la ONU trata de ayudar a unos 60 millones de desplazados por los conflictos, cuatro millones de ellos que han huido de la guerra en Siria, en lo que es la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

El fondo destacó que 123.000 mujeres estaban embarazadas durante la epidemia de ébola en Sierra Leona y 126.000 cuando se produjo el devastador terremoto de Nepal el pasado abril.