Última Hora

Un familiar del sospechoso abatido tras el tiroteo que dejó 14 muertos en San Bernardino, al este de Los Ángeles, condenó este miércoles los hechos y dijo desconocer qué le motivó a perpetrar la masacre.

"No puedo expresar lo triste que estoy por lo que ha pasado hoy (miércoles)", aseguró Farhan Khan, cuñado de Syed Farook, durante una rueda de prensa en la sede del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR) en Anaheim, al sur de Los Ángeles.

"No tengo ni idea de por qué lo hizo, absolutamente ni idea, estoy en shock", afirmó Khan, visiblemente abatido.

Farook es uno de los sospechosos que mataron a 14 personas e hirieron a otras 17 en el centro médico para discapacitados mentales Inland de San Bernardino.

Tras una persecución por las calles de la ciudad, Farook se enfrentó a la policía junto a una mujer, pero ambos murieron abatidos.

"Estoy muy triste por la gente que ha perdido la vida y por las víctimas. Espero que se recuperen pronto", agregó Khan, quien habló por última vez con su cuñado hace una semana.

El director ejecutivo de CAIR, Hussam Ayloush, también condenó el tiroteo, que calificó de "acto terrible".

"Nos solidarizamos con nuestros compatriotas estadounidenses, a quienes ofrecemos nuestras condolencias. Nada absolutamente puede justificar esto", señaló.

La masacre de San Bernardino ocurre apenas cinco días después de que tres personas fallecieran y otras nueve resultaran heridas en un tiroteo perpetrado en una clínica de planificación familiar de Colorado, en el oeste del país.