Última Hora

El crítico de cine Mario Giacomelli nos trae el comentario de tres películas para comentar, con tres buenas valoraciones.

Empezamos con la película llamada “Samba”.

Samba

Los problemas relacionados con la migración clandestina son tratados con un tono ligero, pero no frívolo, en la comedia francesa “Samba”.

Omar Sy es un joven senegalés, llamado precisamente Samba, con diez años de vivir y trabajar en Francia sin tener papeles. Por un descuido la policía lo arresta; y es en un centro de detención donde él establece una tímida relación con una trabajadora social, encarnada con sutileza magistral por Charlotte Geinsbourg.

Los realizadores de “Amigos intocables” repiten la fórmula exitosa de su película anterior, abarcando asuntos espinosos con actitud positiva. Los elementos de crítica social están presentes, pero quedan suavizados a lo largo de una narración amena, puntuada por alegres canciones bailables, que mantiene una posición optimista incluso cuando oscila entre humor, romance y melodrama.

Las actuaciones son muy buenas, haciendo que se le pueda perdonar a la cinta sus concesiones comerciales. Aunque es obvio que quiere agradarle al público a toda costa, "Samba" cumple su meta a cabalidad, entregando una diversión inteligente.

Víctor Frankenstein

 Regresa una vez más a la pantalla una figura clásica del cine fantástico, el monstruo de Frankenstein; y esta vez, lo hace desde una perspectiva realmente diferente. En “Víctor Frankenstein”, James McAvoy es un científico londinense, obsesionado con la idea de crear vida artificial en su laboratorio.

Sus macabras investigaciones, son relatadas desde el punto de vista de su asistente, el jorobado Igór. Éste es interpretado con convicción por Daniel Radcliffe, el de “Harry Potter”. Aunque se nota un exceso de trucos digitales en las tomas abiertas, la ambientación está bien lograda.

Lo más interesante de la propuesta, está en el enfoque novedoso que el guionista Max Landis logró darle a una historia harto conocida, manteniendo intacta su esencia. Aquí están presentes todos los temas originales: los límites legales de la medicina, el conflicto entre ciencia y religión... pero casi nunca se tiene la sensación de estar viendo la misma historia otra vez.

Un gran dinosaurio

Se supone que el impacto de un meteorito con la Tierra, causó la extinción de los dinosaurios, 65 millones de años atrás. En esta película, el meteorito pasa de cerca... y los dinosaurios sobreviven.

Es un truco narrativo discutible, que sirve solo para reiterar una vez más el antiguo estereotipo de los dinosaurios interactuando con seres humanos: algo que es científicamente incorrecto y que cuesta erradicar de la mente de los niños. Si desde el punto de vista didáctico no hay nada que aprender aquí, la historia se deja apreciar como un bonito cuento de iniciación a la vida, donde un joven dinosaurio llamado Arlo emprende un viaje peligroso junto a un niño humano.

El relato pudo funcionar igualmente con otra especie, en lugar de un humano. La trama carece de sustento y originalidad, incorporando al azar elementos conocidos, como si fuera una recopilación de grandes éxitos de Disney: “Bambi”, “El rey león”, “El libro de la selva”, algo de “Dumbo”, en fin: los guionistas no se esforzaron demasiado. Más allá del esmero visual, "Un gran dinosaurio" se queda corta.

El estreno de la semana:

Cuatro nuevas películas debutan en la cartelera nacional, hoy jueves. “En el corazón del mar” es el estreno de la semana.

El galardonado director Ron Howard es el artista detrás de las cámaras, en esta impactante súper producción.

Está basada en hechos verídicos, que a su vez inspiraron la novela Moby Dick. En 1820, los tripulantes de una nave ballenera deben luchar duramente para sobrevivir, cuando son atacados por una monstruosa criatura del océano.

“En el corazón del mar” será el plato fuerte de la sección de cine, de la próxima semana en Buen Día.

No dejen de seguir al crítico de cine en la página de Facebook: Buen cine con Mario Giacomelli.