Última Hora

Doña Celina Hidalgo ha disfrutado cada uno de sus 105 años de edad. No se casó y tampoco tuvo hijos. Pero trató a sus más de 1.000 alumnos como si lo fueran y les enseñó el arte de bordar.

A pesar de su edad, asegura sentirse como una chiquilla.

Lo único que le falla es su audición. Pero ni eso le impide seguir el ritmo de la marimba como en sus mejores años.

Doña Celina nació en 1910 y desde muy pequeña le tocó hacerse cargo de sus seis hermanos.

Ella asegura que la clave para su buena salud es acostarse a las 8 de la noche y levantarse a las 4 de la mañana. Además de respirar aire puro, comer poca carne y tomarse tres vasos de leche al día.