Última Hora

Erick Solera, un tico radicado en Estados Unidos y quien trabaja como bombero para el condado de Broward, estuvo en el equipo que atendió el incendio de un avión en Florida.

Al menos siete personas resultaron heridas al incendiarse uno de los motores de la aeronave que se disponía a despegar rumbo a Caracas, desde del aeropuerto internacional de Fort Lauderdale.

Antes de que el avión se incendiara, el piloto indicó que había una fuga de combustible.

El costarricense se encarga específicamente de las labores con materiales peligrosos.

Aunque la emergencia se presentó por la mañana, por la tarde aún permanecía cerrada una de las pistas del aeropuerto.