Última Hora

Eugenia Valerio, una abogada de profesión, narra la historia de cómo logró terminar la Ruta de Los Conquistadores sin importar las barreras y los imposibles que muchos le señalaron.

Desde el momento que descubrió que el deporte de los pedales era su pasión, Valerio se trazó el desafío de completar la que es considerada una de las competencias de mountain bike por etapas más difíciles del mundo.

“En el 2005 tomé la decisión de hacer la Ruta de los Conquistadores básicamente porque era un tabú en el país de que nadie en una bicicleta tándem la podía terminar y las cosas difíciles a mí me llaman muchísimo la atención”, comentó.

Eugenia padece la enfermedad de retinosis pigmentaria y tiene solo un 25% de visión, razón por la que necesitó un compañero para completar el reto de cruzar en bicicleta desde Pacífico hasta el Caribe.

Además combinó durante algunos meses su oficio profesional con los exigentes entrenamientos que le enviaba su entrenador.

“Con la Ruta quise inspirar a otras personas que creen que no lo pueden hacer o que existe una limitación, que con mucho esfuerzo y con la ayuda de Dios si se puede”, reflexionó.

Historias como la de Eugenia Valerio podrían presentarse los próximos 5, 6 y 7 de noviembre cuando se realice la edición 2015 de la Ruta de los Conquistadores.