Última Hora

El difícil acceso al hogar obligó a los padres de los siameses a rehacer su vida lejos de San Vito de Coto Brus.

Esta joven familia está a la espera de un diagnóstico que les confirme qué implica la unión de sus hijos, ya que por ahora el panorama no está claro. Apenas hace 15 días se enteraron.

Evelyn Badilla y su esposo Stallin Núñez tienen su casa a más de 30 kilómetros del centro de San Vito y ahora viven en la capital.

La búsqueda de trabajo y el riesgo de los viajes en medio de un embarazo de alto riesgo, motivaron la mudanza temporal.

Los familiares que se quedaron en la zona sur siguen sorprendidos por la noticia de que Samuel y Ezequiel están unidos por la cabeza.